Datos para elegir escuela

C. Catalan

Quien quiera inscribir a sus hijos o hijas en una nueva escuela en segundo ciclo de educación infantil, primaria o secundaria en Catalunya tendrá que hacer una preinscripción entre el 10 y el 17 de marzo.

El procedimiento habitual para descubrir cómo son las escuelas del entorno, sobre todo en una ciudad, es: preguntar a las familias conocidas si están contentas con las suyas, mirar les páginas web, asistir a jornadas de puertas abiertas e incluso concertar entrevistas para visitar las finalistas.

Tiempo atrás los centros educativos se dividían en públicos y privados. Ahora el Govern de la Generalitat los llama a todos “centros mantenidos con fondos públicos” porque la gran mayoría de los privados reciben subvenciones, además de cobrar una cuota a les familias.

La tarifa mensual a pagar por una escuela concertada se descubre también durante las visitas. Una vez hecha la matrícula, en algunas escuelas esta tarifa mensual se reparte en dos recibos: un se paga a la escuela y el otro a una fundación de la escuela.

¿Hay datos?

En los centros de secundaria,  un dato que las escuelas  a menudo mencionan durante las visitas es la nota media final del alumnado de bachillerato para acceder a la selectividad, el porcentaje de alumnos que han superado esta prueba y  la nota media obtenida por el alumnado del centro en estas pruebas.

Cada centro tiene libertad para presentar los datos como quiera o para no dar datos. Algunos centros incluso mencionan las notas medias de asignaturas como matemáticas, catalán o inglés. Otros las obvian. A continuación, datos de dos escuelas (nombres borrados)

dadesescola2cambiada

dadesescola3canviades

¿Cómo sería con datos?

La organización no gubernamental ProPublica (Periodismo de interés público), fundada por Paul Steiger, que hace periodismo de investigación, puso en marcha el proyecto The Opportunity Gap para comparar diversos datos de todas las escuelas que recibían dinero público en Estados Unidos, de manera que solo tecleando el código postal, el usuario puede ver qué centros tiene cerca,  un mapa, qué niveles ofrecen, el porcentaje de alumnado que recibe cursos avanzados en diversas materias o que recibe becas de comedor, entre otros, y poder comparar las de una misma zona. Esto permite también analizar y hacer un seguimiento de cómo se emplean los recursos públicos.

Por otro lado, en Reino Unido, la Oficina de Estándars en Educación, Servicios y Aprendizaje (OFSTED), recoge datos, publica el resumen de los informes de sus inspecciones escolares, y las compara con otras escuelas similares. El Ministerio proporciona información similar.

En Catalunya estos datos no se hacen públicos. Los datos básicos de los centros se encuentran en dos aplicativos: uno de consulta de centros y enseñanzas  y otro de preinscripción y oferta educativa. Así que de momento tendremos que seguir conformándonos con las recomendaciones de la FAPAC para elegir escuela. Viva la transparencia.

Foto: Flickr