#Lobbyplag: impactantes datos hechos a mano

Martin Virtel

La semana pasada contribuí a la publicación del proyecto de mayor impacto —en lo que va de año— de todos los trabajos en que estoy inmerso. Es un ránking de los gobiernos de la Unión Europea según la intensidad con que intentan debilitar la normativa sobre Protección de Datos. Los rojos, obviamente, son los que proponen cambios que benefician a empresas que quieren traficar con nuestros datos personales. Los verdes son los que están del lado de la ciudadanía. A primera vista, está bien claro por dónde va la cosa. Para eso está el periodismo de datos.

Selection_999(358)
Fotomontaje: gutjahr.biz

Publicamos el proyecto en el  blog del prolífico Richard Gutjahr (inglés) y en lobbyplag.eu (inglés) cuatro días antes de una reunión en la que los gobiernos iban a seguir negociando. También debatieron sobre nosotros, según cuentan nuestras fuentes y las agencias de noticias. Hay otras señales: nos contactó incluso una portavoz del ministro de justicia belga para asegurarse de que quitábamos de la web la foto de su jefe —porque no era responsable del rumbo anticiudadano que tomó el gobierno de Bélgica. Pues bien, tenía razón y lo corregimos.

Además, vale la pena resaltar un detalle del trabajo: no eran datos abiertos. Obtuvimos documentos clasificados por la Unión Europea. Los datos cerrados  —como en este caso, en que nos basamos en papeles filtrados de las negociaciones—  son mucho más impactantes desde el punto de vista periodístico o activista.

Pero no seamos egoístas. Persisten mil razones para luchar por los datos abiertos Queremos datos abiertos, todos los datos y para todos. Aunque a corto plazo eso pueda quitarnos alguna que otra exclusiva en nuestro trabajo periodístico, abrir datos es la única política coherente frente a una sociedad civil que es mucho más que periodistas y que tiene derecho a pedir explicaciones a sus políticos y burócratas.

Foto por networkcultures, Licencia: CC BY-NC-SA 2.0  https://www.flickr.com/photos/networkcultures/6829617642/
Foto por networkcultures, Licencia: CC BY-NC-SA 2.0

Finalmente: los datos que se ven en esos gráficos no son obra de ningún algoritmo ni de otra magia informática. Fueron días y días de arduo trabajo del incansable Max Schrems, uno de los luchadores más activos a favor del derecho a la protección de los datos personales a nivel europeo. Schrems fundó Europe vs. Facebook y está actualmente involucrado en dos juicios contra el gigante Facebook .

¿Valió la pena comerse 11.000 páginas de PDFs para componer ese ránking? Como dice el poema de Fernando Pessoa: “Todo vale la pena si el alma no es pequeña.” Vale la pena hacer datos a mano —y convertirlos en gráficos— para iniciar un debate sobre nuestros derechos fundamentales.

Podéis hacer una donación para apoyar a Europe vs. Facebook:  https://www.crowd4privacy.org/ , leer más sobre Schrems (Demanda a Facebook y  La espina clavada de Facebook) y también añadiros a la demanda.